¿Sabías que, según el INE, más del 40% de los divorcios en España se producen en la década de los 40?

Según los expertos, son muchos los factores que provocan esta situación. Por un lado, coincide con una crisis evolutiva que se produce a mediana edad, una “crisis existencial” o “crisis de la madurez” donde se tiende a evaluar los objetivos deseados con los resultados conseguidos.

Por otro, la sensación de estancamiento, el hecho de pensar más en el sentido de la vida, en preguntarse si se ha vivido lo suficiente, en el deseo de seguir explorando lo nuevo, queriendo “agarrarse” a la última oportunidad de sentirse vivo y joven.

Si a la propia ruptura se le suma tener hijos en común, el proceso se complica un poco más. De hecho, en muchas ocasiones algunas parejas posponen la decisión, pensando precisamente en ellos.

En cualquier caso, muchos especialistas coinciden en definir al divorcio como una de las experiencias más dolorosas para una familia, no sólo por ponerle fin a una relación de pareja, sino por acabar con un proyecto de vida en común, con los sueños, las ilusiones.

Se rompe un hogar, y por lo tanto se inicia el proceso de duelo, el de enfrentarse de cara con la pérdida y hacerse muchas preguntas: ¿Qué voy a hacer ahora con mi vida? ¿Qué va a ser de mí? ¿Cómo superar un divorcio a los 40?

Si la decisión ya se ha tomado, el siguiente paso tiene que ver más con cuestiones logísticas como buscar una nueva casa, afrontar los nuevos gastos, lidiar con posibles conflictos por la custodia de los hijos, si los hay.

Todo ello, provoca situaciones de estrés y de altibajos emocionales y es aquí donde amig@ mí@, aunque sea doloroso, no te queda otra que coger las riendas de tu vida, simplemente porque te lo debes, porque sí, te has divorciado, pero es muy importante que tengas presente que tú sigues siendo la persona más importante de tu vida.

Aunque no hay recetas mágicas y la superación de cualquier duelo depende más de la intención y de las ganas que le pongas para conseguirlo, aquí te dejo algunas herramientas o recomendaciones que pueden ayudarte a regular la intensidad de lo que estás sintiendo en este momento:

  1. Acepta la situación actual

O lo que es lo mismo, mientras sigas negando la realidad, no te enfrentarás a ella. La pregunta ahora no es: ¿Qué hubiera pasado si hubiera hecho esto o lo otro? ni tampoco te ayudará la autoflagelación ¿Por qué a mí?, ¿Qué he hecho yo para merecer esto?; la cuestión que ahora que te pondrá en el camino del movimiento, de la acción es: Bien, ya está, ha pasado, ¿Y ahora qué puedo hacer yo para sentirme mejor y superar este bache?

 

  1. Date tiempo y aprovecha este paréntesis para conocerte más

Pues sí, el tiempo es el mejor aliado en la superación de cualquier duelo. Respeta ese tiempo, respétate a ti, pon en práctica la autocomprensión permitiendo que fluya el llanto, la rabia, la tristeza, sabiendo que tiene su tiempo limitado, y sabiendo que vas a hacer lo posible por ir estando cada día mejor.

Es un buen momento para que pongas también en práctica el perdón, hacia tu ex-pareja y hacia ti, que hagas lo posible por limpiarte de cualquier sentimiento negativo, porque sin ello, te resultará más complicado avanzar y marcarte nuevas metas y objetivos. Piensa además que el único fracaso en la vida, es no aprender de ella, y pregúntate, ¿Qué me está enseñando todo esto sobre mí?

 

  1. Descansa, relájate, haz Mindfullness o Yoga.

Un divorcio, como decíamos anteriormente, es una situación en sí misma bastante estresante, y por eso es muy importante que respetes tus horas de sueño, que te relajes con ejercicios de respiración antes de ir a dormir, o con meditaciones guiadas.

Si no conoces el Mindfullness o el Yoga, puede ser un buen momento para iniciarte en su práctica porque será una herramienta que te servirá siempre para gestionar otras situaciones o conflictos.

 

  1. Rodéate de seres queridos y amplía tu círculo

Es muy importante que sientas el apoyo de tus seres queridos, familiares o amigos, que sientas su comprensión y no su juicio.

Es el mejor momento para que te abracen, para que te mimen, para que te escuchen. Desahógate y expresa lo que sientes sin sentir vergüenza por ello. Exteriorizar lo que te está sucediendo, hablando, o escribiendo, es una herramienta estupenda para limpiarte.

Puede que no te apetezca en los primeros meses, pero también te vendrá muy bien ampliar tu círculo de amistades.

  1. Aprovecha la oportunidad de aprender, de seguir creciendo

Está demostrado que aprender algo nuevo tiene múltiples beneficios tanto para el cerebro, como para el estado de ánimo: Aprender, creceraumenta la creatividad, mejora el sistema inmune, aumenta la autoestima, se estimula el pensamiento positivo, se desarrollan las emociones de bienestar.

Así que ya sabes, piensa en algo que quieras aprender, lo que sea, aquello que siempre dejaste aparcado, ¿Por qué no hacerlo ahora? Será además un momento de evasión en el que tendrás tu mente centrada en algo que te gusta. Pregúntate: ¿Qué pierdo si lo intento?

  1. Sal a la calle, haz ejercicio, rodéate de cosas y personas agradables

La felicidad no vendrá a buscarte. Es tu responsabilidad salir a por ella a través de tus acciones, de tu actitud positiva, de tu compromiso con ponerte en movimiento.

Todos los estudios científicos coinciden en afirmar que practicar cualquier actividad física reduce el malestar y mejora el equilibrio emocional, ya que se liberan sustancias químicas relacionadas con el placer o la felicidad, como las endorfinas o la serotonina.

Pero no sólo eso, ya que, además, salir a la calle, exponerte a los rayos del sol, incrementa la producción de vitamina D, favoreciendo nuestro sistema inmunológico y la producción de endorfinas.

Y lo de rodearte de cosas y personas agradables es sencillo. Simplemente pregúntate: ¿Qué siento cuando hago, veo, leo o escucho algo que me divierte? ¿Cómo me siento cuando paso un rato con esa amiga o amigo tan positivo y optimista? En las respuestas está otra potente herramienta.

  1. Alimenta tu autoestima

Quiérete más que nunca, háblate con respeto y cariño, intenta ser consciente de tu diálogo interno, presta atención al modo en el que te hablas y se consciente que ahora te necesitas, ahora es importante que te conviertas en tu mejor aliad@, en tu mejor compañía.

Pregúntate: ¿Para qué me sirve culparme? ¿Qué soluciono hablándome de este modo?

Mírate en un espejo cada mañana e intenta hacerlo desde el perdón, desde la comprensión, desde el amor.

  1. Aprende a gestionar tus emociones, en un taller o con un coach

Puedes leer libros, artículos o también asistir a talleres grupales o individuales con un Coach, pero aprender a gestionar las emociones, las propias y las de los demás, te aseguro que te ofrece un sinfín de herramientas y enriquece tus fortalezas.

Saber reconocerlas y aprender a regularlas poniéndolas a tu favor es un gran regalo para tu estado de ánimo y para tu vida en general.

 

  1. ¿Y si pruebas a disfrutar contigo sin obsesionarte con la soledad?

La soledad también puede considerarse como un estado mental. Al final, cada uno tiene la libertad de decidir lo que quiere pensa

r y a partir de ahí, cómo quiere sentirse.

Si pones el foco en la creencia de que sólo puedes ser feliz si convives con alguien e interpretas la soledad como algo negativo, puede que empieces a buscar compañías antes de que pase el tiempo necesario para que tú superes este duelo. Pregúntate: ¿Qué puedo hacer para ser feliz ahora yo sol@?

 

  1. Pide ayuda de un profesional de la psicología

Algunas veces, el divorcio puede haber sido muy complicado, sobre todo cuando hay niños de por medio, o cuando ha existido algún tipo de maltrato.

En estas situaciones, la ayuda de un profesional de la psicología puede ser determinante para recuperar el equilibrio, retomar las riendas y aprender cómo gestionar esa situación con los hijos, para hacer que entiendan lo ocurrido y la nueva situación.

Por último, y no menos importante, leer algún libro también puede aliviarte y ofrecerte un abanico de opciones. Te dejo algunos títulos:

POR MAYTE GARCÍA CANEIRO (COACH PERSONAL Y PROFESIONAL PARA SENIORS)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies